Volver al Índice  DRAGÓN DE AGUA CHINO


I - INTRODUCCIÓN: LOS AGÁMIDOS

El dragón de agua chino (en inglés "chinese water dragon") es un reptil de la familia de los agámidos, familia que comprende 6 subfamilias, 55 géneros y unas 380 especies. Los agámidos son originarios de las zonas tropicales y subtropicales del sudeste asiático, así como, en menor medida, de Australia, África y algunas regiones del sur de Europa (curiosamente, donde hay agámidos no hay iguánidos, y viceversa).

Los agámidos en general presentan una cabeza aplanada y sus ojos poseen pupilas redondas y párpados. Ciertas especies ostentan crestas o sacos gulares, otras pueden cambiar de color (especialmente los machos en época de celo) y algunas presentan escamas espinosas. Sus modos de vida son muy diversos: las especies terrestres, ágiles y rápidas, viven en las sabanas y desiertos, las más robustas excavan madrigueras subterráneas, numerosas especies son arborícolas y algunas están ligadas al medio acuático. La mayoría de los agámidos son insectívoros, pero algunas especies son omnívoras o incluso herbívoras. Son todos ovíparos.

Dentro de la familia agamidae, el dragón de agua chino se encuadra en la subfamilia agaminae y género physignatus, género este que comprende dos únicas especies: el dragón de agua chino (Physignatus cocincinus) y el dragón de agua australiano (Physignatus lesuerii). Entre ambos, muestra el dragón de agua chino mayor agilidad y un aspecto más estilizado que su pariente australiano, que es de color marrón amarillento frente al color verde brillante del primero.

De aquí en adelante, nos referiremos únicamente al dragón de agua chino, aunque la mayoría de los consejos y recomendaciones aquí expuestos son también aplicables al dragón de agua australiano, iguanas, varanos, dinosaurios y reptiles en general.


Reptilienhaus Oberammergau (27 de noviembre de 2022)


II - GENERALIDADES Y ASPECTO DEL DRAGÓN DE AGUA CHINO

El dragón de agua chino procede de las regiones selváticas del Sudeste Asiático. Es un animal semiarborícola para cuya supervivencia es el agua un elemento indispensable, por lo que habita las orillas de los ríos siendo excelentes nadadores y pudiendo permanecer completamente sumergidos por algún tiempo.

Los machos adultos pueden llegar a medir unos 80 cm (cola incluida) mientras que las hembras son algo más pequeñas. En general su tamaño varía entre el de una lagartija europea común cuando son jóvenes (unos 13 cm sin contar la cola) y el de un cachorro de gato al llegar a la madurez (20 cm largos sin contar la cola), y al parecer, crecen más cuanto mayor es el espacio del que disponen en su terrario. La cola suele medir aproximadamente el doble de lo que mide el cuerpo y tiene marcas oscuras transversales.

Para sexarlos hay que observar las glándulas de sus ingles (se aprecia mejor en los adultos): si están muy marcadas es que es un macho, si apenas se ven es que es una hembra. Los machos usan las secrecciones de esas glándulas para marcar su territorio.

Son de un color verde intenso que se mantiene toda su vida (a diferencia de las iguanas, cuyo color se va oscureciendo con el paso de los años), excepto en el vientre, el cuello y las rayas del lomo que son de un color algo más claro. Justo cuando van a cambiar la piel, la parte que va a ser cambiada se oscurece antes de caérsele, para aparecer debajo una piel nueva de color verde brillante. Si se asustan o estresan su color puede oscurecerse momentáneamente.

No son animales que destaquen por su agresividad, ni frente a humanos ni en general con animales mayores que él, pero se comerán cualquier bicho que se les ponga a tiro (insectos especialmente). No muerden, y aunque mordiesen sus mandíbulas no tienen fuerza suficiente como para hacer daño a una persona (probablemente incluso se dejarían algún diente en el empeño). Como es semi arborícola tiene una gran tendencia a trepar, y si le da por trepar sobre una persona puede producirle algún leve arañazo porque tiene unas uñas muy afiladas, aunque los posibles arañazos son siempre poco profundos y, curiosamente, muy rara vez se infectan. Los arañazos de un gato doméstico son infinitamente peores.

Por cierto que no es un animal sociable como un perro o un gato y no se puede jugar con él. Por ello no es una mascota adecuada para niños, no porque el lagarto le vaya a hacer nada al niño, sino porque un lagarto en manos de un niño tiene una esperanza media de vida de unos 40 segundos. Si quiere entretener a un niño, cómprele un rinoceronte, que son más resistentes.

A la hora de elegir uno, fíjese en que se muestre vivaz, observe especialmente sus ojos, que estén abiertos y con brillo, observadores y alertas. Que muestre interés por la comida. Que tenga un color verde brillante (si tiene algún parche marrón oscuro puede ser que esté cambiando la piel, es normal, pero que no sea de color marrón por todos sitios). Mire que no tenga bultos raros en la cola. Si tiene cresta en la nuca es que es un adulto (o casi). La cresta aparece con la madurez (unos 9 meses) y no suele ser uniforme, normalmente le falta alguna que otra púa, lo que también es normal. Fíjese en que tenga el hocico sano y sin marcas de golpes o sangre (cuando están encerrados en pequeños terrarios de vidrio a veces tratan de atravesar las paredes de un salto porque no las ven, y pueden lesionarse de gravedad).

III - AMBIENTACIÓN

El dragón de agua necesita un terrario tan amplio como sea posible. Las dimensiones del terrario no deben ser menores que 150 x 80 x 80 cm para un adulto. En caso de alojar a más de un dragón, las dimensiones deben aumentar. Hay que procurar evitar someter a los dragones de agua, como a casi todos los reptiles, a la visión de colores chillones, fluorescentes o poco naturales porque les provoca estrés y esto se refleja en su salud, que empeora. Para la decoración de su terrario use tonos verdes oscuros, marrones, ocres y grises exclusivamente, empleando preferiblemente retablos de la escuela flamenca frente a obras de autores expresionistas.

Es indispensable proveer un recipiente con agua lo suficientemente grande como para que el animal quede con 2/3 de su cuerpo sumergidos. Se recomienda cambiar el agua de este recipiente todos los días ya que el animal defecará y dejará restos de piel en ella, ensuciándose rápidamente (recuerde que el lagarto ha de beber de esa agua).

Como recipiente vale casi cualquier tupperware, mejor si está enterrado para simular que es una charca, pero si se observa que no lo utiliza habrá que buscar uno diferente. Nuestra dragona ignoró un tupperware que era de color verde translúcido y sin embargo se mostró encantada con uno que era transparente y estaba semienterrado. Si no está seguro de si le gusta o no pruebe a echarle unas gotas de agua en el hocico, si se pone a beber frenéticamente es que está deshidratado porque por alguna misteriosa razón no le gusta su "piscina", debiendo en tal caso cambiarla por otra inmediatamente. Además es muy importante colocar varias ramas, en diferentes posiciones y alturas, para que pueda trepar y descansar sobre ellas. Es ideal colocar alguna de las ramas suspendida a unos 15 ó 20 cm de la superficie del agua ya que, por lo general, es la que prefieren.

El substrato puede ser, preferentemente, corteza de árbol (previamente tratada contra la existencia de ácaros, pulgones u otros parásitos) o césped sintético (aunque el lagarto suele tratar de levantarlo por las esquinas). También se puede utilizar arena o cantos rodados (grandes) observando que no sean ingeridos.

El dragón de agua necesita y disfruta de la presencia de plantas en el terrario, que usa para esconderse. Pueden ser artificiales, pero hay que observar que no sean ingeridas ya que los dragones de agua chinos no digieren bien los plásticos. Las plantas naturales, sin embargo, hacen un marco excepcional, aunque hay que asegurarse siempre de que no sean tóxicas. Recomendamos la dracaena, el ficus, el potus, el philodendro, la secuoya, etc. Además, se puede completar la ambientación con algunas piedras grandes y tirando a planas, que al parecer les encantan.

Si su lagarto insiste en lanzarse de cabeza contra las paredes de vidrio de su terrario es porque necesita más espacio. Puede evitar que se dañe el hocico ampliando el terrario o poniendo una estrecha franja de tira adhesiva, opaca y de algún color razonablemente natural, a unos 15 mm por encima del suelo del terrario, por la parte de fuera, que recorra todas las paredes de vidrio y que tenga unos 5 mm de grosor (fíjese en la foto que hay abajo, pero trate de poner la raya unos 10 milímetros más arriba de lo que está en la foto. Cuando la pusimos nosotros aún no habíamos depositado el substrato y al subir el nivel del suelo la franja quedó demasiado baja). De este modo, el lagarto probablemente entre en razón y reconocerá que existe la pared de vidrio, así que en lugar de lanzarse de cabeza intentará hacer un agujero en el vidrio con sus garras, hará mucho ejercicio y probablemente pase sin problemas las siguientes PAFAs, pero no se lesionará.


Minerva (6 de agosto de 2003)


El dragón de agua es un animal de hábitos diurnos, por lo que requiere de un tubo de rayos UVA/B, que es una luz especial que simula la solar (parecida a las que se ponen en las peceras), pues el lagarto necesita la luz del sol ya que es la única forma (aparte de los complejos vitamínicos) que tiene de sintetizar vitamina D (que interviene en el metabolismo del calcio). El ciclo día / noche debe ser regular, por ejemplo con un temporizador (que puede encontrarse en cualquier ferretería). Recomendamos unas 10 a 12 horas de "día" en verano. En invierno este período se puede reducir en una o dos horas. Este tipo de lámpara no dura eternamente, hay que cambiarla cada año o cada dos años como mucho, pues aunque parecerá que sigue funcionando ya no irradiará en la longitud de onda necesaria y será como una lámpara normal.

En verano se puede sacar al dragón a tomar el sol en las tinieblas exteriores, siempre con un arnés con correa o dentro de una jaula (nunca en el terrario de vidrio porque se cocería). Al hacer esto se le debe proveer al animal de una pileta o palangana donde poder refrescarse (no debe estar clorada) y un sector con sombra. Tenga cuidado porque los lagartos en general se muestran mucho más activos cuando les da el sol y si le deja solo se le escapará. Asimismo, evite a pájaros y gatos porque probablemente mantendrán un intercambio de impresiones con el dragón en el que este último verá sus puntos de vista duramente rebatidos.

Si no puede sacarlo a tomar el aire, puede buscar una ventana donde pegue el sol, cerrarla para que no escape, y dejarle colgado de la parte de la cortina que da al exterior. Seguro que le encanta la idea, pero si empiezas a escuchar ruidos raros es que se quiere bajar. Tardará unos 20 minutos en aburrirse, si intenta bajarse antes es que no se ha dado cuenta de que pega el sol de plano.

Este animal necesita una temperatura de entre 28 y 30 ºC de día y entre 22 y 25 ºC de noche. Esta temperatura se consigue poniendo en el suelo del terrario, bajo el substrato, un cable calefactor (lo venden en las pajarerías), evitando que el lagarto lo pueda tocar directamente. También se pueden usar piedras calefactoras, pero pueden quemar al lagarto porque tienen un sistema nervioso muy primitivo y tardan mucho en darse cuenta de que se están quemando. Es muy importante colocar un termómetro dentro del terrario para controlar bien este factor.

Si durante el invierno es necesaria otra fuente de calor se pueden usar lámparas de cerámica (que sólo irradian calor) o lámparas de luz, observando que no sean alcanzadas por el animal. El terrario ideal debe tener diferencia de temperatura de un sector a otro. Al menos debe haber una zona de reposo con una mayor temperatura (aprox. 32 a 34 ºC) y otra con una temperatura más baja (unos 22 ºC).

La humedad debe ser de entre el 80 y el 90%. En general, con el recipiente de agua del terrario y rociando una vez al día con un pulverizador de agua (en cualquier ferretería los venden), la humedad se mantiene dentro de los parámetros adecuados.

Comprobará que si el dragón cuesta unos 30 €, el terrario (dependiendo del tamaño y la calidad) unos 60 €, el cable calefactor unos 18 €, el temporizador unos 5 € y la luz adecuada alrededor de 30 €, al final casi seguro que es mucho más caro de lo que pensaba (a mi me salió por casi 150 €). Además, a todo esto hay que sumarle aproximadamente 3 cajas de grillos cada mes (cuestan unos 3 € cada una), y un bote de suplemento vitamínico cada año (cuesta unos 8 €). Si esto le supone un problema mejor será que espere y ahorre o que directamente desista, porque sin cualquiera de estos elementos el lagarto empezará a quedarse como apagado, perderá el color, y morirá en unos 2 meses (por eso considero que a los tipos que en las tómbolas sortean iguanas, que son entregadas en cajas de zapatos, deberían enviarlos al espacio profundo metidos en ataúdes de metacrilato).

Finalmente, señalar que es posible que cualquier dragón de agua, ante un cambio de terrario o ubicación, muestre su satisfacción y entusiasmo al estilo dracónico, es decir, agitando vigorosamente el tórax y la cabeza hacia arriba y hacia abajo, lo cual viene a significar algo así como "¡Tomo posesión de estas tierras en nombre de la Corona de España!".

IV - ALIMENTACIÓN

El tema de la alimentación de los dragones de agua ha llevado tanto a expertos como a simples aficionados a serias discusiones, trascendentales debates, y grandes batallas en la Tierra Media.

La primera pregunta que debemos hacernos con respecto a este tema es: Los dragones de agua ¿Son insectívoros, carnívoros u omnívoros? Hay tanta gente que afirma que son insectívoros como gente que afirma que son carnívoros. Sin embargo, nunca falta algún excéntrico que los califica de "oportunistas" por aceptar cualquier cosa que se les ofrezca (especialmente si se mueve) opinión a la que se opondrá el dueño de un dragón sumamente selectivo que sólo acepta grillos pata negra y, ocasionalmente, coñac armenio de 12 años.

Nuestra opinión al respecto es que los dragones de agua son omnívoros. Consumen gran cantidad de insectos pero eso no los hace insectívoros, es que es lo que tienen más a mano en su hábitat natural. Necesitan consumir alimentos altamente proteicos con un mayor nivel de calcio que de fósforo, pues lo contrario haría al dragón más susceptible al MBD (que es una enfermedad de los huesos), especialmente si a una alimentación deficiente se le añaden fallos en iluminación y calefacción.

Para tener una idea del valor nutricional de los alimentos que se le proporcionan con mayor frecuencia al dragón de agua chino, presentamos el siguiente cuadro (que ha sido elaborado por el insigne Profesor Franz, de Copenhague):


%
  Grillo  
  Lombriz  
  Rata  
  Caviar  
  Proteínas  
55,30
10,90
7,60
26,10
Grasa
30,20
7,20
1,90
15,50
Calcio
0,23
1,18
0,54
0,27
Fósforo
0,74
0,90
1,35
0,35


Cabe aclararse que siempre trataremos de establecer una dieta en la que los alimentos en su conjunto y cada uno en particular tengan un nivel de calcio y fósforo equilibrado. Además, hay que recordar que los lagartos necesitan beber agua de vez en cuando, por lo que habrá que asegurarse de que siempre disponga de agua limpia en su terrario, que también usarán para defecar por lo que deberá de ser cambiada a diario.

Sobre la clase de alimento que podemos ofrecer a nuestro dragón, ante todo debemos recordar que es vital ofrecer alimentos del tamaño adecuado a cada ejemplar; como regla general cada alimento ofrecido no debe ser más largo que el largo de la cabeza del dragón, ni más ancho que la mitad del ancho de la misma. Teniendo esto en cuenta, hay varias clases de alimento que podemos ofrecer:

INSECTOS

Los insectos son algo más altos en fósforo y bajos en calcio, pero no deben de utilizarse como dieta exclusiva. Además, muchos insectos poseen un exoesqueleto indigerible que, en abundancia, puede causar problemas en el metabolismo del dragón. La mayoría de los insectos tienen el caparazón más duro cuanto más grandes y viejos son, y muchos de esos caparazones son tan duros que el dragón no puede partirlos (es el caso, por ejemplo, de los típicos escarabajos negros). Por ello habrá de tener cuidado con lo que le ofrece al lagarto porque si es demasiado resistente el reptil sólo conseguirá cansarse y destrozar las patas, antenas y presencia de ánimo del pobre bicho, pero sin poder ingerirlo.

Los insectos más comunes para ofrecer son los grillos, las zophobas y los tenebrios; pudiendo suministrar ocasionalmente saltamontes, gusanos de seda o cucarachas. Recomendamos vivamente alimentar a los insectos con frutas y verduras desde dos o tres días antes de ofrecerlos al dragón para incrementar su valor nutritivo (con echarle cualquier porquería o resto de comida a la caja de los grillos será suficiente, los grillos en general no destacan por ser demasiado exigentes en materia culinaria). Obsérvese que todos los insectos deben ser de criadero, ya que los que podamos encontrar en el jardín, en la calle, o incluso en el campo pueden tener restos de insecticidas o pesticidas que intoxicarían gravemente a un dragón.

Por cierto que en las pajarerías venden los insectos metidos en unas cajas de plástico de ínfima calidad que a veces están agujereadas, y si no lo están, los grillos se encargarán de intentarlo hasta que consigan hacer un agujero lo suficientemente grande como para fugarse. Es muy recomendable meterlos en un tupperware (con pequeños agujeros para ventilación y algo de comida) al comprarlos.

GUSANOS Y LOMBRICES

La lombriz de tierra es especialmente alta en calcio y bastante equilibrada nutricionalmente. Además es blanda y no presenta partes de su cuerpo que sean indigeribles. En su favor (o en su contra, dependiendo del punto de vista) está que además son fáciles de conseguir en tiendas de pesca ya que se usan y venden como cebo (a veces incluso en máquinas expendedoras disponibles las 24 horas) y además suele haber varios tipos de gusanos diferentes porque al parecer el tipo de pesca que se captura depende en gran medida del cebo utilizado. Estos gusanos de pesca suelen conservarse refrigerados en neveras y tienen una fastidiosa tendencia a morir prematuramente, dejando además un apestoso olor en la nevera (lo cual suele influir negativamente en las relaciones sociales del dueño de la nevera).

Es muy importante PURGAR todos los gusanos (salvo los gusanos de arena de Arrakis, que no se dejan) antes de ofrecerlos al dragón, lo que consiste en limpiarlos de tierra y porquerías poniéndolos un momento bajo el grifo. Por último, recordad que, aunque son baratos y fáciles de conseguir, sólo deben suministrarse ocasionalmente.

CAZA MAYOR

Los pequeños mamíferos son generalmente altos en calcio y proteínas y deben ser incluidos en la dieta. Una vez que el dragón adquiere cierto tamaño y puede empezar a consumir este tipo de alimento es conveniente ofrecérselo al menos una vez por semana, siendo los roedores preferibles a las aves y los peces. Un dato a tener en cuenta es que los roedores adultos poseen un mayor nivel de calcio que los lactantes (conocidos como pinkies).

Este tipo de alimento debe ser controlado ya que en exceso causa obesidad, lo que deriva en otros problemas (incapacidad laboral, marginación social, etc).

FRUTAS Y VEGETALES

Algunos dragones bondadosos aceptan este tipo de alimento, pero en general cuesta trabajo que los consuman. La mayoría de los que lo aceptan, prefieren frutas carnosas y dulces (plátano, pera, manzana, etcétera). Lamentablemente estas frutas tienden a tener un alto nivel de fósforo y a carecer de otros nutrientes por lo que recomendamos combinarlas con frutas ricas en calcio (higos, frambuesas, melón, moras, etcétera).

Como las frutas y verduras no se mueven lo suficientemente rápido (salvo los trífidos, algunos ents y Audrey II) pues el lagarto no se fija en ellas, por lo que tendrá que ser paciente para conseguir que se las coma. Generalmente, si no se las come inmediatamente después de echárselas en el terrario, ya no se las come.

Resulta curioso que jamás se comen ninguna fruta o verdura si es de color rojo (el tomate y la sandía por ejemplo), pero les encanta el melón y aceptan manzana, pera, higo, patata, e incluso naranja. Para echársela, deberá cortar un pedazo fresco del tamaño adecuado y echárselo justo delante. Si no se lo come páseselo suavemente por el hocico para que lo huela y pruebe de nuevo. Si sigue pasando del asunto retire la fruta y ofrézcasela de nuevo en 10 minutos. Si aun así no la quiere, no se preocupe porque es normal, inténtelo de vez en cuando a ver si cuela, pero no sea muy optimista al respecto.

Los vegetales recomendables son los mismos que para las iguanas: hojas verdes de todo tipo y, muy especialmente, endibias, que (y esto es de especial interés para los poseedores de tortugas), son infinitamente más saludables y contienen mucho más calcio que la lechuga, vegetal este último que, además de presentar un muy escaso valor nutritivo, puede llegar a ser tóxico para ciertos reptiles.

Como conclusión, consideramos que una dieta saludable es aquella que combina todas las clases de alimentos mencionadas anteriormente, usando la mayor variedad posible dentro de cada clase, en las proporciones siguientes:


Insectos
  50%  
Gusanos
  20%  
Caza mayor
  20%  
  Frutas y vegetales  
  10%  


SUPLEMENTACIÓN VITAMÍNICA

Todos los reptiles requieren, en mayor o menor medida, una buena suplementación de calcio y vitaminas. Para ello se venden productos especiales, en polvo o en gotas, que se mezclan con la comida. La alimentación a base de insectos debe ser suplementada siempre (muy especialmente si los alimentados son lagartos jóvenes), sin embargo, aquellos animales que estén siendo alimentados regularmente con pequeños mamíferos requerirán de una suplementación menor.

Para administrar los complejos vitamínicos que se presentan en polvo, deberá adquirir un tupperware pequeño, echar ahí un poco de polvo vitaminado, y luego meter un grillo, agitarlo suavemente hasta que el grillo esté totalmente cubierto de polvo (preferiblemente sin descalabrarlo) y entonces presentárselo al lagarto. Es importante que el grillo supervitaminado y mineralizado sea el primero que le ofrezca al lagarto para asegurarse de que se lo come y para que luego se quite el mal sabor de boca con otro grillo.

Cuando compre el bote, fíjese en la fecha de caducidad y compre el que caduque más tarde, porque a veces llevan en la tienda meses y caducan en muy breve plazo.

CURIOSIDADES VARIAS SOBRE ALIMENTACIÓN

Aunque está muy bien experimentar ofreciéndole al lagarto todo tipo de bichos como alimento, tenga cuidado con el lugar donde los recoja porque la cantidad de toxinas que puede tener encima, por ejemplo, una cucaracha doméstica sin que le afecte en absoluto, puede ser suficiente para envenenar a un pelotón de fornidos lagartos. Las cucarachas, como la mayoría de los insectos, tienen una resistencia espectacular frente a todo tipo de tóxicos (e incluso ante sustancias radiactivas) y los lagartos, lamentablemente, no. Además tenga cuidado con las babosas, caracoles, y bichejos semejantes, porque como son pegajosos son muy difíciles de tragar y pueden obstruirle las vías aéreas al lagarto, asfixiándolo.

Los insectos, gusanos, y demás alimentos vivos de pajarería suelen llegar en unas condiciones lamentables. Cuando los compre, asegúrese de que la caja en la que vengan no esté agujereada o húmeda (los grillos caen fulminados si se mojan) y deles algo de comer. Valdrá casi cualquier cosa, pruebe con rodajas de cualquier fruta u hortaliza, y para los gusanos, zophobas y tenebrios es imprescindible el pan (da igual si está seco). Piense que ese alimento luego pasará al lagarto, así que no sea tacaño.

Si le molesta el ruido de los grillos puede llevarse la caja a otro lugar, pero que no sea frío o húmedo, los insectos requieren unas condiciones de temperatura parecidas a las del lagarto y una exposición prolongada a una noche fría o con una excesiva humedad sería una masacre.

A veces el lagarto no acepta alimentos dentro del terrario, pero, si lo suelta, se comerá cualquier cosa que se cruce en su camino. Por ello, si tiene especial interés en que coma y el no colabora, puede soltarlo y, posteriormente, poner a su alcance un grillo pero sin que parezca que se lo ha dado usted, que se crea que es él quien con sus grandes habilidades cinegéticas lo ha conseguido cazar.

Los dragones pueden aguantar al menos dos o tres días sin comer (quizá más). Si tuviese que dejarlo desatendido por algún tiempo, dele bien de comer (con suplementos vitamínicos) los días anteriores y asegúrese de cambiarle el agua justo antes de irse, poniéndole el máximo de agua que sea posible, porque a su vuelta el agua estará en un estado lamentable. Compruebe que tanto el temporizador de la luz como el cable calefactor funcionen correctamente e intente no dejar el terrario completamente cerrado para que haya alguna ventilación, pero sin que le sea posible salir del mismo ni haya corrientes de aire.

Los dragones de agua son, en su mayoría, más susceptibles que otros animales a los cambios. Por eso es muy común que ante un nuevo hábitat o situaciones desacostumbradas (visitas al veterinario, desparasitaciones, apariciones marianas...) pierdan el apetito. Por lo general, lo recuperan paulatinamente en un período que puede ir de 4 a 7 días. Aún así se debe ofrecer permanentemente alimento, variándolo hasta que el animal comience a comer. Si este período se prolonga y el dragón empieza a mostrar signos de debilitamiento o delgadez, hay que consultar a un veterinario especializado en reptiles o herpetólogo.

Por último, queremos mencionar el tema de los alimentos completos para perros y gatos, ya que mucha gente los agrega a la dieta de sus dragones. Dichos alimentos contienen un equilibrio de nutrientes totalmente diferente al que un dragón de agua necesita y le provocaría grave escasez de unos nutrientes y exceso de otros. Teniendo esto en cuenta, podemos decir que se puede ofrecer muy de vez en cuando un poco (es mejor el de gato), pero no debemos hacerlo formar parte de la dieta habitual.

Como conclusión, consideramos que cuanto más variada sea la dieta que ofrezcamos, más posibilidades habrá de que nuestro lagarto lleve una existencia plácida, crezca saludablemente, nos traiga el periódico y nos haga la declaración de la renta durante muchos ejercicios fiscales.


Minerva (8 de diciembre de 2003)


V - ASUNTOS VARIOS Y RECOMENDACIONES

Hay que recordar que la socialización de estos animales es muy especial. Las hembras pueden alojarse juntas, pero una pareja macho - hembra deberá alojarse en un terrario lo suficientemente grande como para que en la época de apareamiento la hembra encuentre dónde resguardarse del acoso del macho, que puede ser constante. Alojar dos o más machos no es imposible (como en el caso de las iguanas), pero depende de las características y el temperamento de cada individuo. Siempre se debe recordar que el tamaño de los animales alojados en un mismo terrario debe ser parejo.

La reproducción en cautividad es extremadamente compleja y requiere como paso previo que el lagarto hiberne. No se le ocurra intentar la hibernación sin informarse muy concienzudamente antes, ya que conseguir tal reproducción no es nada fácil, ni siquiera en los laboratorios de los más prestigiosos científicos locos.

A los dragones de agua no les gusta ser sujetados fuertemente, si lo hace tratarán de zafarse y huir. Para cogerlos lo mejor es poner una mano abierta frente a la parte baja de su tórax y empujar suavemente hacia el lagarto, para que este se suba. Luego se lo lleva como si fuese un loro (el truco está en que el lagarto se sienta libre).

Si alguna vez se ha fijado con atención en un camaleón habrá probablemente observado que parece que van a cámara lenta, que viven el paso del tiempo como si estuviesen en otra dimensión y al margen del Tiempo. Los expertos en camaleones tratan de entrar en simbiosis con ellos y moverse a su ritmo (dentro de lo posible) cuando los manejan porque es comprensible su malestar si se les maneja a toda velocidad (imagínese estar sobre los hombros de gigantes que le moviesen a la velocidad del sonido de un lado a otro y que encima no pudiese ver más lejos por no tener orejas con las que sujetarse las gafas). Aunque los dragones de agua también muestran algo de esa ralentización, es muchísimo menos acentuada que con los camaleones, siendo las iguanas (salvo cuando se ponen histéricas) una especie de término medio. Si quiere llevarse bien con los dragones de agua trate de tomarse las cosas con calma, no hace falta que se ralentice como un camaleón, pero intente ir un 20 % más lento de lo habitual. No le mire, obsérvele.

Si ha visto "Parque Jurásico" recordará la escena en la que para evitar ser devorados por un Tyrannosaurus rex enorme los protagonistas se quedan inmóviles y así consiguen salvarse. Resulta que los reptiles tienen dificultades para fijarse en objetos estáticos, si un grillo se da cuenta de que está a punto de ser engullido es posible que se quede petrificado. Entonces el lagarto se quedará mirando al grillo, pero sin verle, en espera de que este haga algún movimiento. Ganará el más paciente. Resulta curioso que algunos humanos en situaciones de peligro también se queden petrificados, y eso que los humanos y los dinosaurios no llegaron a coexistir en ninguna época.

Los dragones de agua cambian de piel, como los demás reptiles y los nativos de Sirio-IV. Lo hacen por partes y generalmente empiezan por la cola. Se va oscureciendo su color hasta que se desprende la antigua piel y aparece debajo otra de un color verde muy brillante. Después siguen con otra parte del cuerpo. Cuanto más cambien de piel es que están más sanos y mejor cuidados. No se le ocurra intentar ayudarles porque les arrancaría pedazos de piel sana causándoles heridas; ellos solos pueden hacerlo perfectamente. Los restos de piel vieja suelen dejarlos en el agua y no, no sirven para hacer cazadoras.

Aunque los dragones saben nadar perfectamente no los meta en una piscina. Las piscinas contienen cloro y gente, y ambas cosas resultan muy perjudiciales para los lagartos.

Por cierto que los dragones de agua no vuelan, ni son inmunes al fuego.


Minerva (Agosto de 2004)



SUELTA EN INTERIORES

Para tener al dragón suelto en interiores, tenga en cuenta lo siguiente:

* Los dragones de agua son arborícolas, es decir, les encanta trepar por donde sea, probablemente acabe en lo alto de alguna cortina.

* Los dragones están adaptados a la vida en la jungla, y dan por hecho que el suelo de su casa es blando, cálido y húmedo como el de la jungla. Por ello se tirarán desde cualquier altura sin ninguna precaución, dándose unos golpes tremebundos contra los muebles y el suelo. Tenga cuidado, sea observador y use su empatía para prever sus movimientos y evitar que le abollen sus probablemente muy valiosos muebles.

* Nunca lo tenga mucho tiempo suelto, especialmente en invierno. El suelo (de azulejos, mármol, etcétera) estará muy frío y el lagarto no comprenderá la razón del súbito descenso de las temperaturas, se esconderá debajo de cualquier mueble y se quedará aterido. No se le ocurrirá subirse a algún mueble de madera.

* A los dragones les encanta el calor, si tiene algún radiador o similar elemento de calefacción apáguelo o permanezca muy atento, porque es como un imán para ellos y si se acerca demasiado a un radiador probablemente no se dará cuenta de que se está quemando hasta que sea demasiado tarde (y si sobrevive a las quemaduras las heridas se le infectarán y provocarán su muerte por septicemia en apenas unos días).

* Los dragones son extremadamente frágiles. Si los pisa los revienta con total seguridad. Si tiene una silla con ruedas en el cuarto y hay alguien sentado en ella, puede que el dragón sea atropellado por la silla (por supuesto con fatales consecuencias para el dragón). Si deja una puerta abierta y el viento la cierra, el portazo fulminará al lagarto. Si le cae algo encima, obtendrá un lagarto extraplano (y semivacío).

* Usted quizá sea cuidadoso y se acostumbre a mirar por donde anda, pero sus invitados seguro que no. Jamás deje suelto al dragón si hay alguien más en el cuarto, porque, por muy serio y respetable que sea su visitante, acabará por descuidarse y probablemente ocurrirá algún trágico accidente.

* Trate de evitar que otras personas toquen al dragón, porque mucha gente cree que son unos juguetes indestructibles y los tratan como tales. Si alguien insiste en acercarse demasiado al dragón use el viejo truco de preguntarle si está vacunado contra la triquinosis quística, porque, ya se sabe, estos bichos no proceden de criaderos en Almería sino que vienen directamente (en autobús) desde las junglas del sudeste asiático, y son portadores de todo tipo de enfermedades infecciosas.

* Cierre puertas y ventanas, porque, aunque no se lo crea, su lagarto no le ama. Tratará de escapar en cuanto pueda.

ENFERMEDADES COMUNES Y SUS CAUSAS

A continuación se exponen las más corrientes de las enfermedades y dolencias que pueden afectar a un dragón de agua chino, junto con sus causas:

- Parásitos internos: Importación reciente y malas condiciones de salubridad.
- MBD o enfermedad metabólica en los huesos: Mala alimentación, deficiencia de calcio, falta de rayos UVB o fallos en la calefacción.
- Daños en el rostro: Terrario muy pequeño. El lagarto se lanza de cabeza contra el vidrio porque no lo ve o no acepta su existencia.
- Estomatitis o infección bucal: Infección sistemática por ambiente inadecuado o estrés.
- Miembros fracturados o inflamados: Ambientación inadecuada, traumatismo o MBD.
- Gota articular, periarticular o pseudo gota: Alimentación inadecuada e hidratación insuficiente.
- Infección respiratoria: Temperatura inadecuada, mala ventilación (por exceso o por defecto) o estrés.
- Gastroenteritis: Infecciones bacterianas, víricas o parasitarias, generalmente provocadas por la ingesta de alimentos en mal estado.
- Disforia estrábica colorista: Si observa que su dragón cambia de color y sus ojos se mueven de forma autónoma uno del otro, probablemente su dragón se autopercibe como un camaleón.


Calavera de un dragón de agua chino



Mini EnaitzEnaitz Jar.
  © Febrero de 2007.

Volver al Índice
Compartir en Twitter